5 técnicas sencillas para la challas por mayor

Para aventajar ambas situaciones de incertidumbre y atraer manifiesto, los periódicos de la época se encargaron de este trabajo. Las publicaciones melipillanas La País y El Labrador contaban con publicidad o reseñaban en sus crónicas los anuncios de la cartelera. Para ello utilizaban dos mecanismos: la publicidad con fotografíCampeón o ilustraciones y la crónica, que aparentaba ser una comunicado más, pero que en verdad Bancal publicidad soterrada. En ella se explicaba la trama de la película y se la calificaba con las más coloridas hipérboles. Seguía siendo global, al igual que años atrás, leer sobre los estrenos frases como la mejor comedia de todos los tiempos, la súper producción que ha cautivado a Europa, la mayor exhibición del gran pantalla mundial, o la más perfecta obra no creada. La exageración como característica publicitaria fue un arbitrio permanente, más que las inserciones que a página completa en el boletín El Labrador hizo la tribu Werchez para impactar con los avisos de los filmes El Gigoló, Bajo el Cielo de París, Casanova y El Loro Chino durante 1928, año que marcaría la penetración total del gran pantalla como consumo cultural, a consecuencia de la arribada de las primeras películas sonoras. Hasta ese entonces, todas las películas exhibidas en Melipilla habían sido mudas. En contadas ocasiones se habían acompañado de músicos que, por el suspensión precio que importaba su concurso, no acudían a las funciones locales. Habitualmente, en otras ciudades y países estas funciones contaban con un apuntador, cuyo trabajo era leer los textos que aparecían en pantalla. Pero en Melipilla no. Por eso el 20 de abril de 1930 marcó un hito. Ese día el Esmeralda exhibió la primera película sonora, 88 89

33 Carnaval de febrero. Cuadro lo que Melipilla había anhelado y admisiblemente lo sabía el empresario Castro, que en 1913 exhibió la ajuste fílmica de Los Miserables, la que debió ser mostrada en dos díFigura, porque Cuadro muy extensa: contaba con metros de largura y venía en un total de 25 rollos. Fue el principal filme del año, adyacente con Quo Vadis. Pero al parecer no todo el mundo gustaba del estado de las cosas, porque sin embargo en esta fecha el cartel que anunciaba la programación del teatro, sito en Plaza de Armas, aparecía destruido por paseantes que lo estropeaban. A pesar de su estrechez, igualmente la ciudad tenía otras entretenciones, conocidas tanto por los hombres del pueblo como por los de las haciendas, que concurrían a los numerosos prostíbulos ubicados en los cuatro puntos cardinales, desatando la molestia de católicos, liberales, conservadores y radicales, los que hacían sus descargos en la prensa 96. La ciudad crecía y con ella los deportes: el ciclismo y los clubes de fútbol, como el Baquedano y el Chile, surgían de la mano de clubes de tiro y box. A todos ellos se les denominaba sports. Quiénes practicaban los sports? Los sportsmans que en sus fields jugaban games. Esa era la nomenclatura de la época para las nuevas prácticas sociales provenientes de la Civilización anglosajona. Entre tanto el Teatro Melipilla introducía variaciones en dos ámbitos que expandirían la popularidad del recinto: la música y los géneros. El gran pantalla mudo estaba correctamente y Bancal una ventana al mundo, pero el afasia podía ser evitado. En Santiago pero se hacía y el Melipilla comenzó a musicalizar las proyecciones con una lado de músicos en el interior del teatro. Esto fue de total gusto, pero acarreó problemas con el precio de las entradas, que debía subir considerablemente, y con la continuidad de intérpretes que sólo excepcionalmente podían tocar.

Su llegada fue anunciada con semanas de anticipación. El día de la comportamiento llegó con una comitiva de 67 personas, en dos buses y un camión cargado con escenografía y equipos técnicos, bajo el ruido de helicópteros que sobrevolaban la zona y el camino expedito, porque el tránsito en la calle Ortúzar se había liberado solamente para ella. Desde San Antonio, El Monte, Talagante y otros rincones arribaron buses que estacionaron cerca de la sala de calle Ortúzar, sobrepoblada de seguidores. Adentro, en el camarín, la Novia de América se alistaba sin apuros para su espectáculo. Acullá de divismos, solamente pidió un pollo cocido sin cloruro sódico para su perro chihuahua que la acompañaba siempre. Mientras se maquillaba, conversó un momento con una incondicional suya: la dueña de la fuente de soda. El mismo Oscar Arriagada, que conocía del fanatismo de la señYa Alicia y de los buenos tratos que había tenido para con sus representados, la invitó a compartir a su actriz favorita. Media hora duró el encuentro, hasta que minutos antaño de salir al decorado se despidieron. Para la destino fue quizás una prueba más de la calidez de sus fanáticos. Para la chilena, algo que la elevó por un momento del contorno de los mortales y la hizo caminar sobre las nubes. La ovación final que recibió fue la misma que cosechaba en todo el continente. Sus dos horas y fracción de actuación cerraron una velada que ocupa el podio de las más memorables del Palace. Vencedorí como Libertad Lamarque, el cantante y famosísimo actor norteamericano Dean Reed, que primaveras atrás había asistido al teatro de la vecina ciudad de El Monte, convocó un satisfecho total

57 pesos, contraído en la Despacho municipal antecedente, en una obra que le diera caudal lícitamente para remunerar este préstamo y sus intereses 155, Vencedorí como para hacer caja a futuro. La segunda, tiene que ver con que se trató de una donación hecha por la comunidad De la Presa por expresa petición de su patriarca, Juan Manuel de la Presa, cautelando que siempre se mantuviera para fines culturales 156. No obstante, los referencias 157 son contundentes para indicar que la primera es la más adecuada a lo ocurrido en esos abriles. Y sobre la razón que tuvo Manuela García de la Presa para traicionar, el docente Mario Alvear Jarpa, nacido lícitamente en 1935, sostiene la tesis de que ella pasaba por problemas económicos. Pienso que doña Manuela García de la Presa no estaba atravesando un buen momento financiero cuando decidió vender el Teatro Serrano (...) el municipio, presidido por don Rafael Morandé Campino y demás regidores, no podían ignorar que no había ningún ciudadano en condiciones de reponer delante la proposición, y la vida mundana de los ricos agricultores giraba en torno a los salones de la capital. A sabiendas, me imagino, procedieron a regatear. Ofrecieron doscientos treinta, que la señYa se apresuró en aceptar Revista Melipilla al Día, 27 de noviembre de Esta exposición es defendida por la clan De la Presa y se mantuvo durante primaveras como la verdad oficial. En opinión de Mario Alvear, la narración fue difundida por el periodista Víctor Marín. Guiado por este comentario, Alvear revisó libros de donaciones entre los abriles 1930 y 1940, pero no vestíbuloó carencia, lo que sumado a los documentos de compraventa, lo hicieron entender que la figura de la donación se emparentaba con la de vender poco de gran valía a un precio mucho beocio, lo que usualmente se usa para proponer no lo vendió, lo regaló. 157 Escritura de compraventa de la propiedad del Teatro Serrano guardada en el archivero a fojas 881, núúnico 661 del sexto bimestre de 1935, en presencia de el notario público Julio Villarroel Mora.

109 cucha absolutamente nulo Interiormente del circuito en que se llevan a finalidad 247, decía la prensa, pero ausencia amilanaba el paso de este certamen apoyado por el municipio. Conducido por Armando Cortés y Luis Santis, el festival animaba a Melipilla cada año y era un zona donde la comunidad se encontraba. Elsa Saravia, a los 16 primaveras, encontró al inclinación de su vida en la fila de entrada al Palace. En el Buscando la Mejor Voz conocí a mi cónyuge. Yo siempre iba a ver las películas de Sandro, que hacían furor en ese tiempo, a Salón que es donde íbamos los que teníamos poco caudal. Y un 4 de julio de 1976 fuimos con mi tía al Buscando la Mejor Voz, estábamos en la fila y llegó él con su hermana. Desde que lo vi me enamoré, es el afirmación de quien recuerda que el Buscando la Mejor Voz Bancal un show que buscaba talentos de todo tipo y singular se reía mucho, porque hacían concursos igualmente y se pasaba bien. La diversión en Melipilla Bancal buscada a la momento por otras iniciativas, como las fiestas Tugar, Tugar, Salir a Robar, verdadera institución del danza que se desarrollaba entre enero y marzo en el pincha el enlace Pabellón del Cuerpo de Bomberos, donde acudía la pubescencia a pasar el rato y a competir por ser la mejor pareja. Cuadro el epicentro de diversión para los sectores populares, a diferencia del Centro Árabe, que era un espacio más exclusivo. Y no habían más lugares para salir a robar. Todas estas actividades se ejecutaban en la mañana o en horarios restringidos. La ciudad, tal como el país, vivía entre límites y de a poco se le avisaba qué podía y qué no podía hacer, desde el derecho de reunión hasta la posibilidad de circular por las calles, siempre hasta ciertas horas.

28 Evitar correr o deslizar muebles sobre la cerámica. Levantarlos o proteger con un paño suave los apoyos de muebles. Es importante considerar si llegase a reponer alguna de las cerámicas, la nueva partida nunca tendrá el mismo color del original hasta si es del mismo código, marca y proveedor. Esto por los áridos de donde provienen las materias primas para su fabricación, temperatura de cocción, etc. Empresa Constructora ISA se hace responsable de las observaciones hechas en las cerámicas al momento de la entrega. Después de este proceso, es responsabilidad del propietario el correcto mantenimiento de ellas y no se acogerán a señal piquetes, trizaduras o saltaduras informadas a posteriori de la entrega Precauciones: Sólo se podrá efectuar perforaciones, siempre que se observe las indicaciones señaladas en los ítems relativos a impermeabilizaciones e instalaciones, mediante el uso de brocas de acero rápido, de preferencia con punta diamantada, por la extrema dureza de las cerámicas, y sin equipos de percusión.

38 de Arturo Alessandri 110 ; y otros educacionales, como las charlas didácticas sobre construcciones de gallineros, desarrollada en febrero de 1920 por un ingeniero contratado por el municipio. No era posible tener tamañas audiencias en otro emplazamiento de Melipilla que les diera acogida. Es que el teatro Cuadro un sitio único para la ciudad, que a medida que crecía y pasaban los abriles pero no era del capricho de sus autoridades. No les agradaba su emplazamiento, sus formas rústicas, el frío acoquinador 111 del invierno y la suspensión de funciones, porque las cintas demoraban en resistir o simplemente no lo hacían. La fidelidad y confianza del divulgado Caudillo también decreció, en una constante que mermó a tal nivel los bolsillos de Silva y Compañía que optaron por opinar adiós y hurtar su máQuinina de séptimo arte. Sin el Alhambra, el núcleo cultural fue el Casino Español, que seguía siendo el principal aglutinador de bailes y presentaciones teatrales en la ciudad, contando con una sala ad hoc, mientras el Orfeón Municipal quedaba remitido a interpretar su música en la plaza. No obstante, otras actividades venían en alza: el box proseguía su expansión con el comienzo del Gimnástico Boxing Club Melipilla, que atraía deportistas animados por las hazañas mundiales de Estanislao Loayza; y los trabajadores locales se fortalecían colectivamente con la instalación del capítulo melipillano de la Confederación Obrera de Chile en noviembre de Y el teatro, la ópera y los grandes centros sociales y culturales? Hasta ahora, la historia de los salones no daba cuenta de ello fuera de la zarzuela en el Melipilla y, para peor, el Alhambra había dilapidado las esperanzas al no cuajar nunca una argamasa fundamental: empresa-cultura-entretención.

El principal derecho del Propietario es recibir su vivienda en buen estado. Para ello se efectuará un Protocolo de Admisión, donde el Propietario efectuará los reparos visibles que le merezca su propiedad, el cual será efectuado por una única momento y se revisarán y aprobarán cada una de las observaciones efectuadas. Con respecto a las terminaciones, tendrá una Garantía de tres (3) abriles desde la plazo de inscripción en conservador de Bienes Raíces. Cinco (5) años en lo referente a instalaciones desde la aniversario de la admisión municipal del edificio y diez (10) años en lo que se refiere a estructura del edificio, incluso desde la aniversario de recepción municipal. Para hacer implicar los Derechos indicados, usted debe ser atendido por la Mecanismo de Post Traspaso que para tal fin dispone la Inmobiliaria. Se deberá guatar un formulario de anuncio que aparece en sitio web de la inmobiliaria Nuestra Dispositivo de Post Traspaso de Exxacon D.I. S.A., se contactará con usted con el fin de coordinar una recepción de inspección.

To ensure the functioning of the site, we use cookies. We share information about your activities on the site with our partners and Google partners: social networks and companies engaged in advertising and web analytics.

Rociador de ducha Sensea Fani cuadrado en color plata con chorro finalidad afluencia. Cuenta con picos de cojín de silicona y las...

Tras ello, los menores se dirigieron al Palace. En las extrarradio, los esperaba un desfile de abrigos de piel que los niños de la cuadra se sorprendían de ver. El séptimo arte, erguido al borde de un canal, se transformó esa tarde en un castillo de la alta sociedad Particular que esperaba sentada cuando la fila de cabezas rubias subió al escenario. El conocido, silente, escuchó las tres partes de un espectáculo donde interpretaron obras de Schubert, Mozart, canciones folklóricas austríacas y alemanas. La impresión de los asistentes no pudo ser mejor reflejada por el boletín Circunscrito: Con este espectáculo, Melipilla se pone al nivel de las grandes ciudades del mundo 260. Es que la ciudad tenía aspiraciones y el país todavía poseía las suyas. Un poco exageradas, ciertamente, porque el club melipillano Ignacio Serrano anunciaba su interés en contratar a Leonel Sánchez y Rubén Marcos 261, y Colo Colo decía encontrarse ad portas de enrolar a Pelé en su equipo. Nulo raro en el contexto de un chauvinismo de las dictaduras latinoamericanas, que contrastaba con la crisis económica producto del plataforma del petróleo y la caída del dólar. Fueron díFigura en que irrumpieron los Chicago Boys y se inició la implantación de un nuevo doctrina económico para Pimiento con el estreno del Software de Empleo Pequeño 262, que contrataba mano de obra baratura para 260 El Labrador, 11 de mayo de Jugadores del equipo de fútbol de la Universidad de Pimiento, conocido como el Ballet Celeste y de la selección chilena. 262 Instaurado en 1974, al inicio de la dictadura, el PEM (Aplicación de Empleo Exiguo) se extendió durante casi todo el resto del régimen. Se estima que los sueldos de los trabajadores adscritos al PEM no alcanzaban a un salario imperceptible de esos primaveras. Encima, no está claro si siempre se les pagó derechos previsionales o seguro de Vigor a

13, 2006, p El Mercurio, 21 de noviembre de El Labrador, 21 de junio de importante de espectadores, vieron en el teatro la sede para sus grandes veladas. La aparición de la Radiodifusión fue también un creador clave en el auge del pugilismo, al ser fuente de narraciones épicas y de transmisiones en directo de sus combates. Pegados al receptor del Centro Social Católico melipillano estuvieron los fanáticos de Luis el escultor de mentones Vicentini en su combate contra Rocky Kansas, a quien el 14 de julio de 1924 derrotó en 11 rounds, en el Queensboro Stadium de Long Island, Nueva York. Vicentini y Estanislao el Tani Loayza fueron las figuras principales del box en Chile, mientras los créditos locales eran Antonio Franchini y Manuel Pailamilla, quienes se daban cita asiduamente en combates que se sucedían en promedio una momento al mes, con pugilatos preliminares y un atractivo peculiar: el Match Royal. En él, cuatro niños eran vendados y echados al ring para que repartieran golpes donde cayeran. Con el box el Colón no sumó puntos para ser un palacio, a pesar de que seguía con vida y alojó memorables jornadas. La visita de Luis Vicentini, en enero de 1925, fue un hito para la cultura popular al ser la primera gran figura del deporte nacional que arribó a Melipilla. Una exhibición en el recinto de calle Valdés atrajo a una multitud de muchachos humildes, a la ocasión que su presencia en el Colón era aprovechada por las autoridades para exhibir películas educativas en Salubridad, tendientes a frenar las muertes por tifus 124. Para 1925 Cuadro evidente que allí no se crearía el tránsito de una barraca a un palace. Este era el paso que en Estados 124 La higiene era una tarea imperiosa para las sociedades de la época, Figuraí como la protección Caudillo de enfermedades. Pimiento sufrió entre 1918 y 1920 la muerte de personas producto de la influenza

135 riormente, durante los primaveras cuarenta, llegó el radioteatro, con Arturo Moya Grau, Luchita Botto y Anita González, entre muchos otros. Y también los melipillanos pudieron ver y escuchar a artistas de fama internacional, como el argentino Hugo del Carril y Leo Marini, por mencionar a dos. En los cuarenta igualmente hubo actividad artística amateur de la ciudadanía, Ganadorí lo demostró la existencia del Cuadro Bello de la Escuela N 11, quienes a través de la puesta en escena de obras de dramaturgos nacionales, se adelantaron en una período al Ateneo Juan Francisco González. En los abriles cincuenta visitó el Serrano el trío mexicano Los Panchos y la actividad teatral aficionada emergió con fuerza de la mano del Ateneo. No obstante en losaños sesenta, Roberto Sagredo y José Massoud crearon el concurso Buscando la Mejor Voz y Conjuntos de la Zona, logrando sufrir al Serrano a su máxima expresión artística y musical de la decenio, en la cual aún arribaron integrantes de la Nueva Ola musical chilena. En el Séptimo arte Palace se continuó con el Buscando la Mejor Voz y con el Súper Show 007 de Oscar Arriagada. En los inicios de la período del setenta, llegaron artistas de éxito mundial como Dean Reed, Autodeterminación Lamarque y Camilo Sesto. Junto a toda esta actividad, Eduardo Mallea impulsó en esta década una serie de espectáculos teatrales de primer nivel, traídos principalmente desde Santiago, y también gestionó la importante visita de los Niños Cantores de Viena, en una larga letanía de actividades promovidas por el docente. La dictadura militar en un principio no afectó a este boom de presentaciones artísticas que vivía Melipilla no obstante desde los sesentas. Los perjuicios en la programación artística de los teatros se vieron más correctamente en la período de 1980, extendiéndose con más recaída a la de 1990, con el Teatro Serrano maltrecho y en desuso, y el Palace semicerrado.

158 El Labrador, 20 de abril de El cabildo melipillano, conciente de no poder administrarlo como merecía, entregó la concesión del recinto a diversos empresarios del rubro. Es así como en primera instancia mantuvo la administración Carlos Guillón, luego por un año la empresa de Rigoberto Ortega, y posteriormente Víctor Francione. Las dos primeras fracasaron luego de un inicio emprendedor, dejando la de Guillón en tal abandono a los trabajadores, que estos tuvieron que acogerse a funciones de ayuda para abonar sus sueldos, poco que se modificaría en tradición, llevándose a agarradera estos beneficios dos veces al año. La aparición de Francione a Melipilla, en febrero de 1937, fue realizada con maestría. Ofreció una fiesta para las autoridades y personalidades de la comuna, con quienes recorrió el recinto para mostrar el remozamiento del teatro y les hizo ver algunas cintas para escuchar especialmente la potencia y calidad del nuevo doctrina sonoro. Sorprendidos, no dejaron de departir de ello en el aperitivo que luego disfrutaron en el foyer. La aprobación social con el recién llegado se daba en un Melipilla cada momento más vivo en la arena política e ideológica, donde la pugna entre católicos y laicos usaba diversas herramientas para imponerse. El Serrano fue dominio para ello, con reuniones de la Actividad Católica, donde figuraba el presidente de los jóvenes católicos de Melipilla, Demetrio Bravo, avivadas por charlas anticomunistas y antimasónicas publicitadas por el periódico El Labrador y el cura párroco Leopoldo Manzor, quien llegaba desde Buenos Aires a habitar la Radiodifusión Melipilla para apuntar a los enemigos del catolicismo. Esta emisora, junto con la Radiodifusión Telefunken, no eran las empresas y estaciones que se conocerían luego, sino que aparatos electrónicos de gran potencia instalados en la plaza. A través

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *